EXPERT SERVICES FOR NEW URBAN MOBILITY

EXPERT SERVICES FOR NEW URBAN MOBILITY

Opinión… “La Importancia De La Transferencia De Conocimientos Para Impulsar La Movilidad Eléctrica (EV)”

El despliegue de la infraestructura de recarga y el creciente número de modelos de EV disponibles están evidenciando el rápido cambio que está experimentando el mercado de los EV. Sin embargo, éste sigue siendo pequeño. Para entender por qué y poder prever su posible evolución en el tiempo, es necesario explorar tres variables clave: el coste de la propiedad, la infraestructura de carga de EV y el comportamiento del consumidor. Nos hemos centrado en el comportamiento del consumidor en los EE.UU. y hemos comparado los resultados del estudio publicado este mes por el Fuels Institute (FI) con los que ofrece el informe de McKinsey&Co publicado en enero de 2020. Ambos disponibles al final de este post. Anna Mª Francino, Business Development, CityVitae
D985_61_022_1200

 

Ambos estudios concluyen que los consumidores simplemente no están familiarizados con los VE -hay un conocimiento limitado sobre la disponibilidad de modelos, la disponibilidad de incentivos, las características técnicas de los vehículos y la disponibilidad de la infraestructura de carga.

 

Mientras que la encuesta del FI propone lanzar campañas federales de comercialización para aumentar la sensibilización, la opinión de McKinsey subraya la importancia de que el concesionario de automóviles pase de ser un vendedor de automóviles a ser un asesor de confianza, que aborde de forma interactiva las preocupaciones de los consumidores y proporcione asesoramiento mediante métodos innovadores (para los que la formación comercial y técnica se convierte en algo esencial):

 

A continuación se presentan algunas pruebas de esta laguna de conocimientos de los consumidores:

 

  • Algunos consumidores pueden percibir que la autonomía de los vehículos eléctricos no es suficiente para sus necesidades, mientras que se ha demostrado que para la mayoría de las distancias de desplazamiento, las baterías de los vehículos eléctricos satisfacen en gran medida sus necesidades de movilidad.

 

  • Incluso en las zonas en que el conocimiento de los vehículos eléctricos es mayor (McKinsey informó de que el nivel de conocimiento de los consumidores era del 92% en 2020), sigue habiendo cierta confusión entre los consumidores entre un vehículo híbrido convencional de gasolina y electricidad y un vehículo eléctrico de alto rendimiento.

 

  • Existe la percepción de que hay menos modelos de EV disponibles y una brecha de conocimiento entre los diversos concesionarios, mientras que cada día hay nuevos modelos lanzados por los fabricantes de automóviles.

 

 

EL INTERÉS QUE SE HA MANIFESTADO POR LA EV NO SE AJUSTA A LAS PAUTAS DE COMPRA DE LOS CONSUMIDORES.

 

Incluso en California, con algunas regiones específicas que experimentan un rápido crecimiento, todavía hay un modesto crecimiento de los VE. Un estudio realizado por la Junta de Recursos Aéreos de California (CARB) concluye que, en este estado, las ventas de EV no son consistentes en todas las comunidades o vecindarios, sinó que los hogares con ingresos más altos, valores de vivienda más elevados, tasas más altas de viviendas unifamiliares y acceso a oportunidades de cobro residencial tienden a comprar EV en una tasa más alta.

 

Además, McKinsey nos dio un perfil de consumidor de EV que lo hace muy diferente al de ICE: 5 años más joven, vive en zonas urbanas, conduce un 32% más de tiempo de viaje, gana un 30% más y tiene seis veces más probabilidades de haber comprado un auto por Internet. Tal vez sea hora de que los vendedores de coches se adapten a este nuevo perfil de cliente.

 

En cuanto al alquiler de vehículos, si bien el estudio de la FI considera que las altas tasas de alquiler de VE constituyen una barrera para su adopción masiva, para McKinsey es una forma de adaptarse a las cambiantes preferencias de los consumidores y de hacer que éstos se sientan más cómodos.

 

Hay una variedad de esfuerzos concertados para mejorar el conocimiento de los consumidores sobre los VE, y para los entusiastas de los VE suele haber un chivo expiatorio por la falta de conocimiento. Algunos interesados han echado la culpa de ello a la falta de gasto en publicidad por parte de los principales fabricantes de automóviles, otros a la falta de iniciativas para impulsar los VE por parte de las compañías eléctricas. El hecho es que la aceptación y la sensibilización de los consumidores mejorarán progresivamente con el tiempo si los participantes en el mercado realizan esfuerzos concertados que puedan constituir un sólido argumento comercial para apoyar la electrificación del transporte.

 

Es difícil hacer más sin aplicar medidas costosas que podrían producir resultados tenues.

 

 

LA INFRAESTRUCTURA DE CARGA DE VE

 

Muchas de las encuestas sobre la sensibilización de los consumidores también han puesto de relieve las cuestiones relativas a la disponibilidad de la infraestructura de carga y, más concretamente, de los cargadores públicos. La falta de cargadores públicos se ha utilizado (mal) a menudo como la mayor justificación para la lenta adopción de los VE.

 

Una gama más amplia y unos tiempos de carga más cortos aumentan la utilización de un cargador hasta un factor 15X. Con el despliegue de los cargadores ultrarrápidos y el número de baterías de automóvil que pueden llegar a consumir hasta 350+kW, se necesitarán menos estaciones públicas en comparación con el número previsto por expertos y políticos.

 

En cuanto a las principales preocupaciones de los consumidores, el estudio de McKinsey llega a la conclusión de que los mayores costos iniciales de los vehículos eléctricos, la disponibilidad de la carga y la incertidumbre en torno a la tecnología de las baterías podrían mitigarse o resolverse si concesionarios capaces y bien formados ofrecieran a los clientes asesoramiento y conocimientos técnicos individuales y personalizados, dadas sus pautas de conducción personales.

 

Por el contrario, para la FI, el precio de los VE y el alcance de la conducción son esencialmente cuestiones tecnológicas que deben abordar los fabricantes de automóviles y baterías, y la disponibilidad de la infraestructura es más bien una limitación de planificación y/o inversión que puede ser abordada por toda la comunidad de interesados, centrándose en las empresas de servicios públicos, los proveedores de estaciones de carga, los anfitriones de los sitios e incluso los organismos gubernamentales.

 

 

CONCLUSIÓN

 

La tecnología nunca ha decepcionado a los seres humanos. Sabemos, por ejemplo, que se están haciendo esfuerzos para desarrollar baterías de estado sólido que aumentarán la densidad de energía en varios órdenes de magnitud. Las primeras aplicaciones se han comercializado para uso militar y espacial.

 

De manera similar, entre los varios millones de usuarios de coches eléctricos que ya existen, no se han reportado insatisfacciones o problemas con el comportamiento del vehículo de manera sistémica, lo que reduce el problema a cómo convencer a más usuarios en lugar de resolver los problemas de los usuarios existentes.

 

Parece que la revolución de los VE no tiene marcha atrás y si los tres principales problemas que existen para acelerarla son rango, precio del vehículo o nuestra capacidad para convencer a más y más usuarios, la batalla está ganada antes de empezar.

 

 

McKinsey&Co., The Road Ahead, Enero 2020

The Fuel Institute, Electric Vehicle Adoption , Junio 2020

 

 

Síganos en  !

Anna Mª Francino, Business Development, CityVitae

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Scroll to Top